Carta a mi madre

Mi madre y yo (02)


Este texto fue escrito para el curso de la UNED. Se nos pedía que escribiéramos sobre una experiencia que hubiera marcado nuestras vidas. Me costó mucho decidir, pero acabé eligiendo la muerte de mi madre… Era un texto que, en teoría, debería repetir tres veces más durante el curso. Acabé el curso, pero sin hacer más el texto —de haberlo hecho la ansiedad habría podido conmigo y creo que está bien así—.  Realmente de este curso solo he sacado algo bueno: un grupo de escritores estupendos con los que hablar.

Como hoy cuadra que es el cumpleaños de mi madre —una fecha extremadamente difícil para mi —y quería subir algo para ella, he pensado que estaría bien subir el texto en el blog. Aquí tenéis, un pedacito de mi alma y de mi pasado. Esto es lo que ha marcado tantas de mis historias.


Sigue leyendo “Carta a mi madre”

Dolor de cabeza

Te agarra con fuerza, clava sus uñas en tu cráneo, te aprisiona e incluso impide que puedas respirar con facilidad. Cualquier sonido, por pequeño que sea, puede ser una tortura, un infierno; tus propios suspiros y quejidos se te clavan como cuchillos;  el descanso desaparece para ti; nunca más te puedes relajar… Porque el dolor es demasiado fuerte, porque no se va, porque sigue a tu lado día tras día.

Sigue leyendo “Dolor de cabeza”

STOP PRÍNCIPE AZUL. Somos guerreras, somos nuestras propias salvadoras.

Stop Blue Prince.jpg
Imagen hecha por Michyo a partir de un dibujo mío

Desde pequeñas nos han inculcado el cuento del príncipe azul. Ese hombre que llegará a donde sufrimos nuestra maldición, que nos salvará de horribles monstruos y  mujeres, amargadas, que nos envidian y debemos tener como enemigas. Ese hombre perfecto que nos amará, a pesar de que nosotras no somos merecedoras de tanto, pero por el que deberemos esforzarnos y complacerle (o huirá).

Sigue leyendo “STOP PRÍNCIPE AZUL. Somos guerreras, somos nuestras propias salvadoras.”

Este mundo no es nuestro

Habitamos un mundo de hombres. Un mundo cruel que no nos respeta, que nos quiere sumisas y pisoteadas. Un mundo que nos atormenta, que nos trata como meros objetos. Solo somos esos, objetos para su disfrute. No nos ven de otra forma. Nada de lo que nos sucede importa, todas nuestras quejas son exageraciones o mentiras. Da igual cuantas de nosotras caigan, da igual cuanto suframos. Ellos no lo ven, ellos desvían la mirada y siguen su camino, disfrutando del poder que ostentan. Sigue leyendo “Este mundo no es nuestro”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: