Obra·relatos

Frágil Roxanne

Roxanne era una niña alegre y divertida; era muy enérgica y le encantaba meterse en lo que ella consideraba aventuras. Era como cualquier otra niña, con las mismas ilusiones y las mismas ansias por jugar, pero no las mismas preocupaciones.

Pese a sus cinco años de edad, Roxanne tenía que preocuparse por su salud continuamente. Tomaba una medicación muy fuerte, con un sabor muy desagradable y que le hacía sentir muy mal, porque tenía una salud muy delicada y debía protegerse de cualquier enfermedad.  Roxanne era consciente de estas circunstancias, de la fragilidad de su cuerpo y de su vida, era consciente de lo ansiosos y preocupados que estaban los adultos de su entorno y de cuanto tenía que ir al médico. No era agradable, pero trataba de llevar todo aquello con una sonrisa y buscar la forma de divertirse, relacionándose con doctores y enfermeras.

La pequeña se preocupaba por sus medicamentos, acordándose muchas veces antes que sus padres o sus abuelos; aunque a la hora de jugar iba sin demasiado miedo, tomaba las precauciones debidas para no coger infecciones, sobre todo si se hacía alguna herida; se agobiaba por las subidas de temperaturas y bajadas de energía, por leves que estas fueran… Estaba siempre en un estado de alerta y preocupación, atenta a todo lo que fuera dañino para ella y a no olvidarse de aquello que era necesario. Estaba alerta y angustiada, temiendo que la considerasen débil, demasiado delicada, y que llegado el momento no pudiera jugar como cualquier otro niño.

Roxanne era una niña normal, pero sus circunstancias eran duras y su salud mental se resentía mientras ella cuidaba la física. El exceso de preocupación, las limitaciones a las que se veía sometida, todo la empujó a sentirse cada vez peor y a caer en un pozo oscuro y desagradable. Creció luchando, gastando sus fuerzas en hacer una vida lo más normal posible y en ser feliz, pese a que no llegaba a comprender esta palabra del todo. El agotamiento se fue haciendo paso a través de ella y sus fuerzas flaqueaban, su fragilidad se hizo mayor al no poder resistir tantas cargas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s