Catwoman complace al jugador con un baile erótico

Catwoman-DVD-PS2.jpg

En 2004 Halle Berry interpretó una nueva versión de uno de los personajes más icónicos de DC, la maravillosa ladrona Catwoman. Su personaje era Patience Phillips, una artista tímida y sin carácter, incapaz de lograr sus objetivos y a la que todos lograban vapulear. Pura dulzura y bondad, se desvivía por sus amigos y reprimía sus propios deseos. La vida de Patience empieza el día de su muerte, cuando un gato la convierte en Catwoman. Patience gana seguridad en si misma y se vuelve más independiente; desarrolla carácter, lo que la mete en más de un problema, pero también la lleva a situaciones de lo más agradables y a poder defenderse. Pero esto no te lo muestran realmente como un cambio, más bien como parte del desarrollo del personaje, como si Patience por fin mostrase su verdadero ser y todo su potencial. Ya no es solo la chica dulce y asustadiza, ahora es mucho más. Puede ser dulce y buena, pero también peligrosa y libre. Puede ser y hacer lo que ella quiera. Aun podemos ver parte de los miedos de Patience, de sus inseguridades y sus dudas, pero algo le hace luchar y ser libre, quitarse de encima todo lo que la reprime e ir a por aquello que quiere. Patience no ha cambiado, simplemente se abre al mundo y a las posibilidades que este le plantea, se siente viva y capaz de todo.

Bien, esos son los puntos fuertes de la película, parte de las razones por las que la adoré en su momento y por las que sigo adorándola. Sin embargo no se libra de la sexualización. Seamos claros, el traje, aunque sea una pasada, es evidentemente para un propósito muy claro; y la propia Catwoman -por mucho que pueda considerarse una mujer de armas tomar y un personaje increíble que muchas hemos admirado o amado, capaz de dar problemas hasta al caballero de la noche, y de salirse con la suya con su astucia como mejor arma- siempre ha sido objeto de deseo y excitación.

Pero no me he metido en el blog para hablar ni de la película ni del personaje de los cómics. El tema es el videojuego que sale de la película y al que he tenido acceso recientemente -al poder hacerme con una Playstation 2-. Concretamente una escena.

En el juego nos ponemos en la piel de la felina ladrona y hacemos uso de sus increíbles habilidades para enfrentarnos tanto a otros ladrones como a la policía, que trata de capturar a Catwoman por todos los medios -no parece importarles mucho la integridad física de la pobre Patience-. Vemos como Catwoman se vanagloria de los golpes que logra atizar y como humilla a los hombres a los que se enfrenta, burlándose de sus egos heridos -¿Qué chica no disfrutaría de estas escenas?- y puede que, si sois tan torpes en esa maldita consola como yo, os estreseis al no lograr moveros con la soltura necesaria -ya le cogeré el truco, es cuestión de práctica-.

Disfrutas de un entretenido juego de acción, con su toque de sexualización habitual -por desgracia es difícil dar con una obra de ficción que no tenga algo de machismo, lástima-, hasta que decides dejar el mando a un lado y tomarte unos segundos de reposo, o porque tienes que hacer alguna cosa. Ahí empieza el problema. En cuanto dejas a Patience sin hacer nada un rato se ve que empieza a aburrirse y … ¿Quién no se ha puesto a hacer movimientos sugerentes en plena calle por aburrimiento? Sí, como lo leéis. Patience empieza a contonearse, con movimientos de cámara enfocando bien cada rincón de su cuerpo, centrándose sobre todo en su pecho y su trasero, mientras sus manos pasan por su piel, y lame una de ellas como una gata -este debe de ser el único gesto que veo normal, es una gata, porque encima la mayoría de los movimientos son de lo más exagerados e innecesarios-, para adornar dichos gestos con un muy coqueto guiño a cámara, porque, claro, el jugador merece disfrutar de un erótico y seductor contoneo felino durante su descanso, nada gratuito y totalmente necesario en UN JUEGO DE ACCIÓN. Los machos que disfrutan de este juego se merecen que Catwoman satisfaga sus deseos, pues ese es el único objetivo del personaje ¿no es así?.

giphy
Bastante sensualidad tiene Catwoman (y la propia Halle) como para necesitar esa gratuita escena.

Luego os escandalizáis cuando hablamos de la sexualización y deshumanización que sufren los personajes femeninos en los videojuegos -y en otras cosas, pero ahora es el tema que nos ocupa-. Pues, señores, aquí la tenéis. Y esta es solo una de las formas más descaradas, pero es la mejor manera de que no podáis negarlo -y aun así lo haréis-. ¡Pero es que Catwoman es un gato! Ya, y por esta misma razón entiendo su forma de caminar o algunos de sus movimientos a la hora de pelear o escalar, o en el sigilo -de hecho en los extras de las películas nos muestran como se inspiraron en los gatos-. ¿Pero, que pinta una escena erótica en todo esto? ¿De verdad os imagináis a un gato haciendo todo eso? Entonces tenéis un problema… Y si no veis que tiene de malo que en medio de un videojuego de acción sea necesaria esta escena, sin venir a cuento,  tenéis otro. Aun si el juego fuera erótico o la escena estuviera dentro de algún contexto íntimo que cuadrase con el argumento del juego… Algo que diera sentido a todo eso.

Os voy a proponer que hagáis una cosa. Vamos a imaginar que el videojuego no fuera de Catwoman, que fuera, digamos, de Batman. Ahora imaginaros que dejáis el mando a un lado y el hombre murciélago empieza a contonearse, mientras la cámara recorre ciertas partes de su cuerpo, tal como ha ocurrido con Patience. El superhéroe se aburre, y en plena calle decide hacer un baile erótico para que el jugador disfrute durante su descanso, guiñándole un ojo de manera cómplice para que no se pierda detalle de su anatomía. ¿Qué opinaríais de que Bruce se viera sometido a esta escena? ¿No os gustaría, verdad? Apuesto a que incluso os resultaría ridículo y violento. Bien, pues eso es lo que pasa con Patience. Exactamente lo mismo. Es ridículo y a nosotras nos resulta de lo más violento encontrarnos con esas escenas -y os lo está diciendo una mujer que encuentra atractivas a otras mujeres, así que no me vengáis con el tema atracción-.

Os aseguro que esa escena logró enervarme de mala manera… No os estoy diciendo que tiréis el juego a la basura, yo misma pienso seguir jugándolo, pero sed conscientes de que esa escena es totalmente innecesaria y muestra una realidad. Así es como se nos ve a las mujeres, como meros objetos que estamos aquí para complacer vuestros deseos. Y ahora no uséis mi atracción por las mujeres como escusa, que estas cosas se rigen por la heteronorma. No hacen este contenido pensando en nosotras, de hecho nosotras solemos sentirnos tan incómodas como cualquier otra mujer, se hace pensando en el hombre heterosexual medio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: