Yuri on Ice reseña

maxresdefault.jpg

La historia se centra en Yuri Katsuki, un joven patinador artístico sobre hielo japonés que sufre una dura derrota durante las competiciones finales del Grand Prix, quedando último en la competición. Abrumado y deprimido por este hecho, Yuri comienza a dudar de su carrera como patinador, a la vez que lidia con los otros problemas en su vida personal. Al regresar a su ciudad natal de Hasetsu, en Kyūshū, luego de cinco años, Yuri se dirige a una pista de patinaje donde imita a la perfección una coreografía del famoso patinador ruso Víctor Nikiforov, a quien admira desde pequeño. Cuando el video de Yuri patinando es subido al internet sin su conocimiento, atrae la atención de Víctor, quien decide convertirse en el entrenador de Yuri. Junto con Víctor, Yuri aspira a ganar la final del Grand Prix mientras lucha contra su mayor rival, el ruso Yuri Plisetsky, un patinador prodigio de 15 años de edad.

Ayer  empecé a verme esta serie y hoy la he terminado. No, no os confundáis, eso no significa que me haya enganchado a la historia o que me haya parecido uno de los mejores animes de la historia –ni de lejos -. En mi opinión es una serie sobrevalorada, con bastantes tópicos que se repiten en el mundo del anime, y quizá demasiado fanservice.

Lo primero que hizo que mantuviera la vista en la pantalla fue el patinaje, ver las coreografías hizo que me entrasen ganas de ponerme unos patines de nuevo. Poco a poco fui viendo un capítulo tras otro, encariñándome con Yuri Plisetsky, pero siendo incapaz de empatizar con Víctor y Yuri, los protagonistas, más allá de sus coreografías.

Vamos a ir punto por punto, que tengo demasiadas cosas apuntadas y temo dejarme algo suelto:

La temporada son sólo 12 capítulos. En estos doce capítulos tienen cosas que van demasiado rápidas y otras que van demasiado lentas. Tienen una cantidad considerable de personajes secundarios, variados y que podrían resultar muy interesantes, pero no los saben llevar. En toda la temporada es difícil conocerlos, pues casi no se profundiza en ellos y se centran más en los protagonistas, que por otro lado tampoco nos muestran demasiado. Víctor podría ser mucho más interesante, pero quisieron darle un aire enigmático –que yo no logro verle, para mí solo falta mostrar información –y dejaron muchas cosas sin contar. En mi opinión habría sido preferible hacerla más larga, o contar menos en una temporada, dejar algo más para la siguiente. En vez de abarcar hasta la final, quedarnos un poco antes e ir mostrando solo unos pocos personajes por temporada, así podríamos ir conociéndolos más y encariñándonos, y muchas partes de la historia se desarrollarían mejor.

Los personajes femeninos son escasos y carecen de protagonismo: son las hermanas, las madres, las parejas, las compañeras… Son, como mucho, un punto de apoyo para los personajes masculinos, incluso una forma de mover la historia de estos sin ser casi mostradas, a no ser que sea para que veamos a través de ellas como se motivan ellos o que cosas han hecho en su vida –esto se ve, por ejemplo, con Sara y Yuko –y eso me parece un fallo muy grave. Entiendo que está mostrando la competición masculina, pero hay maneras de introducirlas, e incluso, tal vez, alguno de ellos podría haber ido a ver la exhibición de alguna de ellas. Michele la de Sara, por ejemplo. Lo que queda claro es que ellas quedan totalmente relegadas.

Y otro fallo es esa obsesión que se tiene al hacer obras de ficción de poner  un personaje con el que todo el mundo se obsesiona. En este caso Víctor. Es horrible como durante las competiciones vemos a todos despreciando a sus contrincantes, pues no pueden emocionarse pensando en competir con nadie que no sea Víctor –no son todos, vale, pero hay una gran cantidad de personajes que no parecen entusiasmados con patinar si no está él –. Todo, en las competiciones, gira en torno a lo bueno que es él y como quieren superar sus marcas.  Creo que Pichit es el único que lo único que quiere es patinar, y si gana pues genial.

Yuri es un personaje con ansiedad social, con una dificultad enorme para relacionarse o aceptar ayuda. Es interesante que nos muestren esto –y no solo en él, también Yurio la tiene- y me parece que han sabido llevarlo bien. Han sabido mostrar lo difícil que es y cómo te limita, por mucho que luches, lo solo que te puedes ver, aunque no sea cierto.  Y esto está bien complementado con la torpeza de Víctor, su falta de tacto y su insistencia. Víctor no sabe cómo tratar estos temas, pero debe aprender para ayudar a Yuri, y esto hace que ambos maduren juntos.

La verdad es que me parece una pareja bastante empalagosa, pero esto no hace que sean una mala pareja. Al contrario, creo que es una de las relaciones más sanas que he visto en la ficción –a ver si en la siguiente temporada siguen así –y que está muy bien desarrollada. Incluso tienen un comienzo favorable.

Esto no quita que en muchas ocasiones me parezca que utilizan esta relación, el físico de los personajes y erótica homosexual –por ejemplo por parte de Cris, que en mi opinión es bastante acosador –como parte de un tremendo fanservice. Me gusta que muestren este tipo de cosas, pero me da la sensación de que se erotiza demasiado e incluso que se lleva demasiado a los tópicos sobre los patinadores.  Aunque tal vez sea que me esperaba algo menos cliché y al final me ha parecido más de lo que es.

Yuri Katsuki, que va madurando sobre todo a partir de la mitad de la serie, tiene algo muy positivo: sus mensajes. Nos muestra cómo maneja la ansiedad, como poco a poco se va abriendo a la gente, viendo lo bueno que tiene y aceptando ayuda; nos muestra lo negativo que es querer aislarse y que las emociones hay que expresarlas, llorar puede ser liberador.

Yurio, Yuri Plisetsky, mi personaje favorito. Es, en mi opinión, el que hubiera quedado bien como protagonista y un personaje en el que tendrían que haber profundizado más. Para conocerlo tienes que ir más allá de su actitud desdeñosa e irascible, más allá de todas las barreras que el pone a la gente de su alrededor. Se esfuerza mucho para lograr sus metas y tiene una evolución muy favorable. Pese a su ansiedad social, a su dificultad en las relaciones, es quizá más capaz de hacer amigos que Yuri Katsuki, solo hay que saber cómo acercarse.

Mucha gente ha sentido antipatía hacia JJ –os recomiendo leer el artículo de Noah analizándolo, yo no tengo mucho que decir de él –, sin embargo yo a los que no aguanto es a Giorgie y a Michele. ¿Por qué? Fácil, ambos son obsesivos, controladores y machistas en general.

Giorgie tiene una obsesión con su ex y con que esta rehiciera su vida –que nadie venga a llamarla puta, porque estaba en su derecho y nadie tiene que despreciar a una mujer por esto –. Durante sus coreografías le vemos desearle el sueño eterno, que ningún beso la despierte, lo que suena a muerte –suena no, es un deseo de muerte –, y al mismo tiempo  desea que vuelva con él, siendo ella la mala que le ha abandonado y con frases como “sólo yo te salvaré”. Anya, haces bien alejándote de él…Y no vuelvas a acercarte.

Michele… Tiene una actitud parecida a la de Giorgie, y es alarmante como Giorgie le entiende llegado el momento. Su obsesión es con su hermana, Sara, a la que ha protegido de pequeño y de adultos la sobreprotege, no dejando siquiera que se relacione con chicos. Sí, es verdad, es lo típico que padres y hermanos teman por lo que otros hombres puedan hacer a las mujeres de su vida, es verdad que hay muchos riesgos, pero lo de Michele va más allá. Él mismo dice que es el único hombre que puede haber en la vida de su hermana, que quiere estar siempre pegado a ella y depende totalmente de que así sea. Sí, llegado el momento parece que logra soltarla, pero pronto vuelve a controlarla. Tiene una obsesión malsana con ella, y una necesidad de poder horrible.

Sinceramente, me preocupa que el que caiga mal sea JJ por ser demasiado seguro, pero estos dos no sean nombrados con asco.

La serie me ha devuelto a una época de mi vida, muy corta, en la que hice patinaje artístico –llegué a hacer al menos una exhibición en grupo, y fue maravilloso –, dándome ganas de volver a los patines.  Y la música… La banda sonora es vida. Me encantan las coreografías y como la música es la adecuada para cada una…

Eh, no, no ha terminado. No te vayas todavía. Falta el Test de Bedchel, aunque es obvio que no lo ha pasado.

¿Salen por menos dos personajes femeninos, con nombre? Sí, esto lo cumple.

¿Dichos personajes mantienen una conversación? Ninguna demasiado larga y suele haber hombres de por medio.

¿Dicha conversación trata algo más que no sea un hombre? Aunque se habla de patinaje, siempre es sobre hombres.

No diré que la serie no me haya gustado, porque sí me gusta y espero la segunda temporada, pero digamos que le daría una nota bastante baja y mejoraría muchas cosas.

Me he encariñado mucho con Yurio, esa ternura felina, y he desarrollado un crush muy fuerte con Yuko, Mila y Sara. Me encantaría saber más de estos cuatro personajes, de hecho estaría bien un spin off para las chicas, ya que parece que aquí no encajan demasiado, y ver de protagonista en algo a Yurio.

Los que la hayáis visto, estaré encantada de saber vuestra opinión, e incluso entrar en debate, y los que no, que la disfrutéis si vais a verla.

Anuncios

4 comentarios sobre “Yuri on Ice reseña

Agrega el tuyo

  1. Muy de acuerdo con tu reseña xD yo disfruté muchísimo con YOI y adoro a la mayor parte de personajes, a pesar de que no hayan mostrado casi nada de ellos (es un fallo muy gordo), pero se ha endiosado mucho a este anime y no es para tanto. Muy entretenido, pero no perfecto precisamente.

    Le gusta a 1 persona

  2. Tienes razón, la tuya es una opinión muy antipopular, pero coincido prácticamente en todo XD. Yo la empecé a ver en pleno booom. Tenía curiosidad y ganas, pero acabé bastante decepcionada. No era ni tan buena como todos decían ni sorprendente ni transgresora. Especialmente con el tema de la pareja protagonista: me pica mucho que la usaran de reclamo (Porque sin ellos no habría llamado tanto la atención) y luego se quedará en meras alusiones para rellenar con imaginación. No dudan en meter a un patinador obsesivo con su hermana, pero la homosexualidad mejor en el aire y sin siquiera profundizar en su relación. Puro fanservice.

    Quizás si hubieran tratado más la ansiedad de Yuri sin el el factor “romántico” me habría convencido, pero como no ha sido así, también me quedo con un Yurio protagonista.

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Exacto! Lo del hermano obsesionado con su hermana me dio todo el repelús, sobre todo porque en una de sus imágenes mentales… Bueno, ella en una escena está bastante sexualizada (dormida) y se puede entender bien lo que el personaje piensa sobre ella. Ya me contarán que hacía él pensando en su hermana así…Y esa obsesión de controlarla siempre.

      Le gusta a 1 persona

  3. Si es importante, te agradecería que me lo dijeras en español. No tengo idea de inglés (poco sé, más bien). Si considero que es Spam lo borraré.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: