Obra·Reflexiones

Este mundo no es nuestro

Habitamos un mundo de hombres. Un mundo cruel que no nos respeta, que nos quiere sumisas y pisoteadas. Un mundo que nos atormenta, que nos trata como meros objetos. Solo somos esos, objetos para su disfrute. No nos ven de otra forma. Nada de lo que nos sucede importa, todas nuestras quejas son exageraciones o mentiras. Da igual cuantas de nosotras caigan, da igual cuanto suframos. Ellos no lo ven, ellos desvían la mirada y siguen su camino, disfrutando del poder que ostentan.

Nosotras luchamos, gritamos y exigimos los derechos que nos pertenecen. Exigimos ser personas, dejar de ser convertidas en objetos. Mostramos nuestra voz, nuestras armas, nuestro carácter, y eso no les gusta. Levantamos cabeza y ellos quieren hacérnosla bajar.

No, no estamos aquí para que disfrutéis. No, no es nuestra misión cuidaros y obedeceros. Estamos aquí como estáis vosotros, para vivir y ser libres. Podemos gritar si algo nos hace daño, podemos enfadarnos si algo nos molesta. No somos muñecas monas que solo sonríen y os hacen felices.

Estoy cansada, cansada y herida, por habitar en un mundo que no es para mí, ni para mis hermanas. Estoy cansada de tropezar con tantas piedras, cansada de no ser escuchada, de que me quieran dejar atrás por el sexo al que pertenezco. Estoy cansada de que se nos impongan normas sociales, de que se nos diga cómo debemos actuar, vestir y hablar.

Este mundo no es nuestro, ni la más mínima parte, pero lograremos que lo sea. Nos alzaremos y conseguiremos nuestros derechos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s